La foto que causó el divorcio

0
1485

Lo que parecía una simple e inocente foto, se convirtió en el final de una relación. Un matrimonio que termina luego que el marido de esta chica está prestes a regresar a casa, cuando ella le envía esta foto. A su llegada, él le muestra un detalle de la foto, y poco tiempo después la chica accede al divorcio.

En la era de pleno auge de internet y con la masiva invasión de las selfies y fotos personales en las redes sociales, las personas cada vez más han venido perdiendo su privacidad, al mismo tiempo que la poca atención a los detalles. Las fotos se toman sin pensar dónde, cómo y cuándo, ya que lo que importa es que tu círculo vea cómo te lo pasas de bien y cómo llevas tu vida.

¿Es correcto? La verdad es que no se puede criticar ninguna acción que no nos perjudique, pero la verdad, es que ya parece que las personas están teniendo menos paciencia para ver la vida de todo el mundo a través del Facebook o de Instagram.

Nuestras vidas están reducidas a la comunicación online, y la sociabilización es cada vez más remota y menos personal. Sí que estamos más en contacto con el mundo entero, pero más distantes de nuestra familia en casa; ya no podemos comer si el móvil en la mesa.

¿Eres de los que comes viendo el móvil?