El bebé no habla.

0
1112
pixabay.com

Todos los padres sabemos cuál fue la primera palabra que pronunciaron cada uno de nuestros bebés. Es muy común que esto sucediera entre los 5 y 8 meses de edad, pero si ha pasado ese tiempo y aun no escuchamos los primeros balbuceos comenzamos a preocuparnos, pues el desarrollo vocal de los pequeños de la casa es un asunto que no debemos, de ningún modo desatender.
Es normal que los bebés se desarrollen en forma diferente, pero existen ciertos parámetros que hay que tomar en consideración para estar seguros que todo transcurre de forma normal, de este modo evitaremos tener incertidumbres en cuanto a la salud del nuevo miembro del hogar.
Muchas veces cuando los niños no han iniciado el proceso del habla dentro de lo esperado, se le tiende a atribuir esta situación al exceso de mimos, que conlleva a darle todo lo que pide con un gesto, es decir, sin necesidad de expresarse oralmente, pero al prestar poca atención a este punto se puede estar retrasando de alguna forma la visita al especialista, que es el facultativo que dará respuesta a nuestras dudas.
Se debe valorar correctamente las señales de alerta para prevenir o solucionar el retraso del habla. Por supuesto, el diagnóstico debe hacerlo un profesional luego de una valoración exhaustiva que le permitirá recomendar la terapia y el tratamiento más adecuado.
Es importante que en cada una de las revisiones del pediatra, también se le comente sobre los progresos en el área lingüística del niño, hay que estar pendiente para comprobar que el infante interactúa con el entorno a través de pequeños sonidos.
Antes de los 12 meses, ya deberían reconocer algunos nombres para relacionarlos con objetos y personas, además de seguir instrucciones simples. Si se nota que no alcanza estos estándares de desarrollo es hora de consultar a un especialista.
Existen algunos pasos que pueden prevenir un problema en el habla, los padres pueden actuar en casa en actividades cotidianas como hablarle lentamente, con frases y vocabulario adecuados.
Según el portal www.revistafamilia.com, una buena manera de incentivar el habla es mediante la lectura. Pues le ayudará al niño a escuchar un vocabulario más amplio y con sonidos agradables que lo motivarán a pronunciar palabras. Se recomienda que esta práctica sea diaria para que se consolide este proceso.
Valorar todos los aspectos inherentes a la salud del nuevo miembro de la familia, nos infundirá la tranquilidad necesaria en el cuidado del bebé.
Fuente: http://kidshealth.org/
Revistafamilia.ec

Fuente: Guioteca: www.guioteca.com