Cómo enseñar a tu hijo a relacionarse con otros sin violencia

0
1401
pixabay.com

Llegamos a la edad adulta, muchas veces, sin saber pedir disculpas a las personas, o ejerciendo la violencia como medio de comunicación. ¿Esto a que se debe? ¿Estará relacionado con la forma en que nos educaron nuestros padres? Muchos psicólogos afirman que aprendemos un 90% de nuestras conductas en la infancia, por ello es importante enseñar a nuestros hijos valores que les sean útiles a lo largo de la vida.
Uno de esos valores es saber pedir perdón, según el portal web especializado Hacer Familia.com algunos consejos para enseñar a nuestros hijos a disculparse son los siguientes:
– Explicar cual ha sido su error. De ese modo podrá entender bien la situación.
– Incúlcale la empatía. Ponle como ejemplo como se sentiría él si le sucediera algo similar.
– Enséñale formas de pedir disculpas. Puedes mostrarle que puede hacer: “que dé la mano o un abrazo, un beso, o simplemente que diga que no era su intención hacer las cosas mal” refiere dicho portal web.
-Llénalo de elogios cuando lo haya hecho. Luego de pedir perdón hazle saber que tuvo un buen comportamiento halagando sus intenciones.
La importancia de la empatía
De todos estos puntos, ponerse en lugar de los demás es esencial, pues “es necesario que el pequeño sepa por qué es importante pedir perdón. Todavía no sabe ponerse en la piel del otro, por eso debemos enseñarle nosotros, por ejemplo, lo mal que lo pasa su hermanito pequeño cuando le pega: “mira cómo llora tu hermano, ¿te gustaría que te hiciesen a ti lo mismo?” afirma un especialista de Hacer Familia.com.
¿Son tan importantes las peleas en la niñez?
Sin embargo, aunque se le enseñe al niño que no debe faltarle el respeto, golpear, o herir los sentimientos de sus compañeros o hermanos, también debemos tener en cuenta que las peleas entre niños no son tan graves como a veces pueden parecer. De hecho, a veces debemos intervenir y en otras ocasiones deberemos mantenernos al margen.
Un ejemplo de ello es cuando nuestro hijo es “el peleón”, en esos casos debemos intervenir, pero sin exagerar ni dramatizar, regañar al niño, pero no ser participe del conflicto. Debes decirle que esa no es forma de relacionarse, trata de explicarle tranquilamente.
Si por otro lado, nuestro hijo es quien sufre la agresión, lo que nunca se debe hacer es enfrentar al otro niño como si estuvieses al mismo nivel. Debes enseñarle a tu hijo a defenderse solo, de ese modo se sentirá seguro de sí mismo.
Sin embargo, en otros casos si tendrás que recurrir a ayuda profesional: “cuando la respuesta agresiva es la única manera que el niño tiene para interactuar con sus pares o cuando vemos que la agresión es una respuesta automática del niño y que no está mediada por ningún tipo de desencadenante. Esta son situaciones que sí deben alertarnos como padres. Es posible que el niño, por diversos motivos tenga dificultades en el control de impulsos y no agreda por “maldad” sino porque no es capaz de controlarlo. De ser así, es muy importante buscar la ayuda necesaria” informan en un articulo de El Definido.

Fuente: Guioteca: www.guioteca.com