La llegada del nuevo bebé.

0
1110
pixabay.com

Cuando recibimos por primera vez a un pequeño miembro de la familia, tenemos una mezcla de emociones, que van desde las más sublimes hasta las más estresantes, una de ellas es la preocupación de hacer las cosas bien y proporcionarle al bebé un hogar saludable para que pueda desarrollarse totalmente.
Algunos cuidados en materia de salud que debemos observar los padres primerizos, y que nos servirán de herramientas básicas para velar por el bebé, se resumen en lo siguiente:
1- Visiten al pediatra con regularidad: Un chequeo preventivo los dejará más tranquilos y podrán aclarar todas sus dudas con un profesional idóneo.
2- Pregunten a un experto antes de administrar medicamentos: Confíe sólo en el consejo de un profesional, existen medicinas que no deben ser dadas al bebé, a pesar de que a otros niños de la familia se la hayan recetado. También hay que estar vigilantes de no exceder la dosis recomendada por edad y contextura.
3- Guarden los medicamentos en un lugar seguro: Acostúmbrense a almacenar estas sustancias fuera del alcance de los niños, los bebés comienzan a gatear a temprana edad, además, de forma natural llevan lo que le llama la atención a la boca. También sobre este punto es importante verificar las condiciones de almacenamiento que requiere cada medicina para evitar que se dañe y que luego se la administren a su hijo.
4- Usen las dosis como son indicadas: Utilicen dosificadores adecuados para dicha función, también es importante respetar las horas que apuntó el médico, así como la cantidad de días que dure el tratamiento.
5- Si como madre tiene que tomar algún medicamento, consulte a su médico sobre cómo afectaría la lactancia materna: Recuerden que algunos componentes pueden pasar a través de la leche al bebé, por esa razón no dude en aclarar las posibles implicaciones con el profesional de la salud, para evitar inconvenientes mayores.
6- Cuídense: Quizás como padres primerizos descuidamos nuestra propia salud, no descansamos lo suficiente, y al estar tan ocupados con los asuntos del bebé olvidamos que la consigna es estar sanos para poder cuidar del nuevo miembro de la familia. Necesitan ayudarse y coordinar horarios que les permitan descansar y tener un espacio para relajarse. Ser nuevos padres algunas veces implica una gran presión que a larga si no tomamos medidas repercute en la salud.

Tener un hijo es una experiencia maravillosa, ocuparnos de estos pequeños detalles nos garantizara enfrentar esta nueva etapa con la certeza de que estamos teniendo todo el cuidado en lo que a materia de salud se refiere.

Fuente: http://www.fda.gov/

Fuente: Guioteca: www.guioteca.com