Consejos para ayudar a los hijos a superar la tartamudez

0
1371
pixabay.com

La tartamudez es una alteración de la fluidez del habla, también conocida como difluencia patológica, la cual dificulta la comunicación. Puede detectarse desde temprana edad y suele ser frecuente en el desarrollo de los niños.
El tartamudeo puede durar unas semanas o meses pero podría extenderse hasta varios años o ser permanente si no se trata desde su aparición. Expertos indican que si la dificultad para hablar continúa después de los diez años, hay mayores posibilidades de que sea permanente.

Aun no existe una causa única que determine la aparición de la tartamudez, pero los especialistas e investigadores dicen que puede deberse a daño cerebral, un traspaso de forma genética o la más común de todos, un trauma emocional.
La pagina web de consejos a los padres Cometelasopa.com indica que “la actitud que mostremos los padres ante los problemas de fluidez del habla de nuestros hijos van a ser fundamentales para un buen pronóstico de solución de estas dificultades”.
Es recomendable a los padres, el aceptar las faltas de fluidez sin manifestar alguna reacción visible a los niños o un comentario que les afecte emocionablemente, pues esto podría empeorar la situación. Resulta más beneficioso que ambos padres se concentren en escuchar tranquilamente lo que el niño les dice, pues este es consciente de que su manera de hablar puede ser un problema para los padres.
Es importante saber identificar las repeticiones y vacilaciones normales que los niños suelen presentar en la etapa en la que comienzan a aprender el lenguaje y diferenciarlo de la tartamudez.
Los síntomas más comunes de que su hijo tiene tartamudez comienzan desde las repeticiones, bloqueos, y prolongaciones de sonidos o sílabas, la alteración en el tono de voz que a su vez aumenta el ritmo cardiaco y la tensión muscular por el esfuerzo que el niño hace para terminar lo que quiere decir, la alteración de su respiración, frustración y vergüenza y movimientos como el encogimiento de hombros.
Las maneras de ayudar a su hijo son muchas, las más benefactoras son:
Hablarles con calma. Es primordial controlar el tono de voz, hablar con cariño, pausadamente y con claridad. Tanto los padres como los hermanos del niño son un modelo de conducta para el pequeño que tratará de imitarles.
Sé paciente. No intentes ayudar al niño tartamudo que habla ni te desesperes, es prudente esperar con tranquilidad que el niño termine de decir lo que quiere comunicar. Ten como ejemplo al actor James Earl Jones, el cual hizo la voz de Darth Vader en la película Star Wars y la de Mufasa en el Rey León, aunque no lo creas, el actor famoso por su voz, fue tartamudo durante su infancia. Su difluencia duró casi ocho años hasta que un profesor de su escuela lo animó a leer poesía.
No muestres desagrado. Los gestos de preocupación son notorios para los niños, lo que puede generar más frustración al sentir que sus padres se decepcionan. Presta atención a lo que dice y muéstrale que disfrutar hablar con él.
Fuente: http://www.guiainfantil.com/educacion/logopedia/tartamudez/consejos.htm
Foto:

Fuente: Guioteca: www.guioteca.com