La pesadilla de la calvicie.

0
1397
pixabay.com

Uno de los mayores temores de los hombres (y de algunas mujeres) es la alopecia. Despertar y notar como las hebras de cabello quedan en la almohada mientras la frente se hace más amplia, y cada vez más espacios en blancos en tu cabeza nos crea un miedo extremo.

En el hombre la alopecia androgénica es la más común, los cabellos se hacen mas delgados y débiles y hasta los folículos pilosos llegan a desaparecer. Si bien este tipo de calvicie es la más común también existen otras que pueden afectar a hombres y a mujeres por igual, y cuyas causas pueden ser enfermedades autoinmunes, dermatológicas, endocrinas así como causas externas como consumo de drogas, infecciones, tratamientos farmacológicos, entre otras.

En los últimos años se han presentado muchos avances para prevenir la caída del cabello, desde cremas especiales y tratamientos laser. Sin embargo cuando ya inminente la pérdida del pelo también se puede utilizar trasplantes de folículos sanos de una zona a otra.

Esta condición esta relacionada con los genes y las hormonas sexuales masculinas, generalmente sigue un patrón donde la línea del cabello retrocede. En el caso masculino el patrón generalmente forma un M, lo que comúnmente llamamos entradas.

El diagnóstico se realiza basándose en la apariencia y en el patrón de pérdida, es posible que se necesite una biopsia de piel y otros exámenes para diagnosticar que causa esta patología y poder indicar tratamiento, obviamente, este no será necesario si te sientes cómodo con tu apariencia. También existen alternativas cosméticas para disimular esta situación como extensiones, uso de peluquines, cambio de estilo en el peinado, entre otras muchas y variadas estrategias.

Existen dos medicamentos aprobados para tratar la calvicie masculina:

  1. Minoxidil: Es una solución que se aplica en el cuero cabelludo para estimular el fortalecimiento de los folículos y retrasar la caída del cabello.

  2. Finasterida: Es una pastilla que interfiere en e plano hormonal para retrasar la pérdida, sin embargo, cuando se deja de usar la situación se vuelve a presentar.

También las técnicas de trasplantes han avanzado mucho ocasionando una mínima invasión y acelerando el proceso de cicatrización, de esta forma se minimiza las posibles infecciones. Este procedimiento requiere de varias sesiones y puede ser costoso, lo importante es que los resultados suelen ser duraderos.

La calvicie no es en sí un trastorno medico, si no el resultado de otros, pero puede afectar la autoestima o causar ansiedad y estrés, pues por lo general esta condición se torna permanente.

Fuentes:www.nlm.nih.gov

www.batanga.com