Emprendiendo en el extranjero

0
1167
pixabay.com

Tomaste la decisión y te mudaste no solo de casa, sino de país. Quieres emprender tu propio negocio, pero no cuentas con el dinero necesario para hacerlo. Además sientes un poco de miedo, no conoces a profundidad las leyes de tu nuevo país o simplemente por todo el shock del momento no te encuentras lo suficientemente creativo.

Ya verás como todo poco a poco irá fluyendo, así que mente positiva y lee las siguientes alternativas de negocio:

  • Transporta tus raíces: de seguro hay algún plato típico de tu lugar de origen que te encanta, que sabes preparar perfectamente y que tendrá el éxito asegurado entre tus amigos y demás personas. Manos a la obra, empieza a recorrer las tiendas y ve que consigas todos los ingredientes necesarios para preparar esa delicia culinaria de tu país, compara precios y hazlo lo más parecido a su forma original, también puedes hacer otra presentación jugando con tu creatividad. Empieza promoviéndolo en las reuniones sociales que asistas y ya verás cómo esa publicidad de boca a boca te dará excelentes resultados.

  • Conviértete en freelance: si tu profesión te permite ofrecer tus servicios de manera independiente, empieza a promocionarlos ya. Aunque cuentes con un salario fijo estas ganancias extras te permitirán reunir para iniciar tu propio negocio.

  • Crea tu tienda virtual: valiéndote de una herramienta tan poderosa como el internet, puedes hacer un montón de cosas. Por ejemplo, si te gusta vender maquillaje puedes colocarlos en diferentes páginas que apoyan el comercio electrónico o crear tu propio blog que te ayude a comercializarlo de la mejor manera. De seguro ofrecerás mejores precios que las tiendas físicas porque te ahorrarás en pago por alquiler de local y muchas otras cosas más.

  • Convierte tu hobby en trabajo: si te gusta cocinar pues ofrece ese servicio para fiestas, reuniones ya verás que bien le hará a tu bolsillo esas ganancias extras. Además lo importante es que disfrutarás al hacerlo porque es tu hobby no una obligación impuesta. Evalúa qué te gusta hacer y encuentra la forma de combinarla con tu trabajo fijo.

Hay muchas cosas que puedes realizar para alcanzar tu meta. Todo va a depender del ingenio y la creatividad que tengas en tus proyectos. Has un listado de todas esas actividades que se te ocurran para tener como ingreso extra. Además infórmate sobre las leyes de tu nuevo país para que en base a ellas y de forma legal cumplas tu cometido. Después de haber decidido que actividad realizarás, promociónate en internet, con tus conocidos y amigos, da a conocer tu negocio y/o marca.

Ponle muchas ganas a todo lo que hagas esa actitud positiva te ayudará a proyectarte de una mejor manera y a ganar cada día más clientes, ya verás cómo después de esforzarte lograrás tener tu propio negocio en tierras ajenas.

Fuente: http://www.finanzaspracticas.com.co/finanzaspersonales/vida/pais/