Acepta el reto y conviértete en emprendedor

0
1358
pixabay.com

Mucho se dice por todos lados, que quien emprende un negocio propio ve los resultados a corto plazo, también quien deja su trabajo formal podría correr el riesgo de quedarse sin ingresos y endeudado. Ambas teorías son como las caras de una moneda, una puede ser muy buena y la otra no.

En este artículo te plantearemos algunas alternativas para que siempre te caiga la cara que deseas, la cara positiva que es la del emprendimiento.

Lo primero que debes hacer es establecer bien las funciones de esta nueva empresa y poner precios adecuados al mercado y a lo que estás ofreciendo, nunca puedes menospreciar tu propio servicio, pero siempre tienes que estar a la vanguardia del mercado. No cobrar de más por ninguna razón, siempre lo justo es lo mejor.

Deberás revisar semanalmente los estados financieros de tu nuevo negocio, mantenerte al día con el pago a proveedores y trabajadores, en ningún momento puedes endeudarte más sin antes pagar el crédito que posiblemente usaste para montar la compañía.

No te atrases en pagos de impuestos, se puntual y jamás dejes fuera del presupuesto mensual estos pagos, será necesario que constantemente estés revisando si estás al día.

Negocia con tus proveedores, revisa los costos de varias propuestas, no compres lo primero que ves, revisa las diferentes opciones que hay en el mercado y oriéntate hacia las que contengan mejor calidad a un buen precio.

Escucha al mercado, vende exactamente lo que las personas desean comprar, no lo que tú quieres solamente. Es decir, debes aprender a atender las necesidades de tus posibles clientes y satisfacer con novedades a los que ya lo son. Es por esto que los estudios de mercado son tan importantes y puedes hacerlo tú mismo aplicando algunas encuestas sencillas.

Si eres un emprendedor con empleados deberás agregarte a la nómina, bajo ningún pretexto estés sacando dinero de los ingresos de la empresa o de la caja chica para satisfacer necesidades personales, cobra un salario por el trabajo que realizas en tu propia empresa.

Trata de invertir en publicidad porque es la única manera que tengas garantía de que se comercialice lo que vendes y además la publicidad te ayudará a que veas que estás trabajando en función de generar dividendos. Invertir para que los demás te conozcan se traducirá en poco tiempo en ingresos para tu negocio.