Un invento que canta mientras camina

0
1348
pixabay.com

El primer walkman de la historia salió al mercado el 1 de julio de 1979 y fue creado por pedido especial del multimillonario Masaru Ibuka, un empresario japonés, quien deseaba poder escuchar música durante sus largos y constantes viajes de negocios. Así, nació la tendencia mundial de llevar los temas preferidos a cualquier lugar, con el fin de incorporar el ritmo a todas nuestras actividades cotidianas. En la actualidad es más que común ver a las personas con sus equipos portátiles haciendo ejercicios, cocinando, estudiando, lavando el carro y hasta meditando.

Según un artículo publicado en InfoTechnology (http://www.infotechnology.com/negocios/La-historia-del-Walkman-a-35-anos-de-su-lanzamiento-20140702-0002.html), para que el walkman pudiese sobrevivir a la obsolescencia y llegar con dignidad hasta nuestros días, tuvo que mutar una y otra vez, adaptándose a los distintos cambios tecnológicos. En pocos años, pasó de hacer sonar casetes a reproducir discos compactos, y de allí dio el salto al sonido MP3 y al streaming online.

Ese mismo año, la compañía Sony, quien diseñó este primer walkman para el señor Ibuka, tomó la decisión de sacar el modelo al mercado y ver la reacción de los consumidores de tecnología. Pues, el innovador dispositivo vendió 400 millones de equipos en su versión original de casete. Las razones por las que sedujeron al publico mundial son obvias: por primera vez, se contaba con un reproductor portátil e inalámbrico, a excepción del cable para los audífonos. Esto permitía el lujo de escuchar música independientemente de donde se encontrara la persona, siempre que tuviese a mano un par de pilas y un bolígrafo para rebobinar la cinta de forma manual.

El único detalle que el público desestimó del equipo fue su exagerado tamaño y peso. Así que la empresa japonesa comenzó a rediseñar ese aspecto y en 1981 presentó un nuevo modelo, más delgado y de un material más liviano.

Pero, este fue apenas el inicio de un vertiginoso camino de innovaciones, ya que pronto Sony dejaría las obsoletas cintas de casete y se centraría en el disco compacto, la nueva sensación de la tecnología musical. Para ellos presentaron los CD Walkman, conocidos popularmente como “Discman”. A este modelo, le siguió uno menos conocido por lo poco convencional de su formato: el “Sony MiniDisk”. Este equipo alcanzó una gran popularidad entre los usuarios japoneses, basado en un formato de contenido más pequeño, pero con la misma capacidad para cargar todas las canciones de un disco.

Durante años, los Walkman de casete y CD convivieron amistosamente, pero luego la supremacía del CD se impuso de manera aplastante. Sin embargo, todo eso quedó atrás cuando llegaron los formatos digitales. Los reproductores de vídeo Walkman y reproductores MP3 llegaron para quedarse.

Fuente: InfoTechnology: www.infotechnology.com