El miedo a la risa sí existe

0
1588
pixabay.com

¿Sabías que existen personas en el mundo que le temen a la risa? Este miedo es hasta considerado una fobia y es nombrado “Gelotofobia”, un trastorno que afecta por igual a todas las culturas.

Se trata de un temor patológico a ser objeto a burlas. Un reportaje publicado en BBC.com habla de un joven estadounidense de 18 años que le confiesa a una doctora que escucha reír a las personas e incluso a sus amistades y automáticamente piensa que estas se están riendo de él. Además el chico tiene miedo a divertirse con las personas porque piensa que se burlarán de el por el hecho de ser diferente.

Este joven no identifica lo que es la risa, su manera de verla e interpretarla es en contra de él mismo, por lo que cada vez que escucha a alguien riendo, lo entiende como un acto malicioso y siente miedo al escucharla. Según expertos esta es una característica particular en los gelotofóbicos, personas que tienen la desgracia de padecer este miedo que no les permite mantener relaciones.

Este pánico genera síntomas en las personas que lo padecen, algunos de los más notorios son los sudores, temblores, mareos, ansiedad, dolores de cabeza y tensión al verse en una situación donde escuche a personas reír y piense que se burlan.

Los seres humanos adoramos reírnos, es algo natural, es una forma de comunicarnos, además de ser considerado un privilegio. Por estas razones muchas personas se preguntan cómo alguien pudiese padecer de gelotobia o a qué se debe la aparición de este trastorno.

Las razones exactas del miedo a la risa y a ser objeto de burla siguen siendo un misterio, no obstante expertos indican que puede haber varias razones comenzando por un marcado desinterés o frialdad por parte de las personas con las que las que el individuo quiso desarrollarse en la infancia, es decir al principio de la interacción.

Las otras dos causas se generan por haber vivido experiencias traumáticas durante la infancia o la juventud en verse en situaciones donde otros se han burlado, mofado o ridiculizado de la persona que padece de gelotobia, o en situaciones de la adultez donde la persona haya sido humillada.

Lo grave de padecer este trastorno es que entre las consecuencias que presenta se encuentran la baja autoestima, pérdida de espontaneidad y las ganas de vivir, depresión, aislamiento social como un intento de protegerse de las risas humillantes, entre otras.

Cómo tratarlo o prevenirlo

Para evitar la aparición de la gelotofobia, especialistas recomiendan a padres y maestros evitar ridiculizar a los niños y a los jóvenes y no utilizar la humillación como forma de castigo ante cualquier error.

Del mismo modo invitan a enseñar a los hijos o estudiantes a aprender a lidiar con situaciones frustrantes con el objetivo de no sentirse inferiores.

El enseñar a las personas a superarse a tener una buena autoestima y a reírse de sí mismos es también una excelente forma para que las personas logren relajarse en situaciones sociales.